Saltar al contenido

Bono de Reforzamiento Estructural: Ideal para el mejor vivir

bono
Enlaces Patrocinados:

Bono de Reforzamiento Estructural

Muchas personas se han preguntado si su vivienda podrá resistir a un sismo o terremoto, es que Perú se encuentra situado en el Cinturón de Fuego del Pacífico, lo que lo pasa a ser y convertirse en una zona de alto potencial sísmico. 

Por eso, es importante que las personas que vivan en Perú y deseen protegerse de riesgos sísmicos es necesario que conozcan y soliciten el bono de reforzamiento estructural, que es un beneficio que otorga el Estado mediante el Fondo MiVivienda.

Actualmente, el Estado peruano brinda bonos y ayudas a sus ciudadanos con el único propósito de atender, auxiliar y optimar las condiciones de vidas, un ejemplo claro es este programa denominado Bono Reforzamiento Estructural.

Es importante resaltar, que el beneficio del bono es de temple monetario y totalmente gratuito otorgado a las familias del país, exclusivamente a intervenciones de reforzar estructuras de viviendas existentes que están en suelos sensibles al riesgo sísmico o que hayan sido edificadas en condiciones de fragilidad.

Además, examina el método de restitución, refuerzo y mantenimiento de estructuras de ladrillo y concreto sin ninguna necesidad de demoler, por lo que brinda de esa manera la seguridad estructural que es solicitada, conforme a la normativa vigente.

En ese sentido, es importante resaltar que el objetivo primordial de este Bono de Reforzamiento Estructural es poder logra reducir la fragilidad de los eventos sísmicos, y todo esto a favor de los hogares en situación de pobreza y con mucha necesidad.

¿Qué ofrece?

Este bono tiene la intención de:

  • Resguardar la existencia de las familias en situación de necesidad.
  • Disminuir los materiales ante cualquier movimiento sísmico.
  • Fortalecer un espacio de la vivienda, con un cuarto seguro, el cual pueda funcionar como protección durante estos eventos.

¿Qué se necesita para ser beneficiario?

  • Que la casa no posea vigas o columnas, tampoco hendeduras y paredes con humedad.
  • Que los técnicos evaluadores del Ministerio de Vivienda visiten la casa y aprueben los daños.
  • Ser el dueño de la vivienda a intervenir.
  • Estar adentro de la evaluación socioeconómica del nivel 1 al 5 establecido por SISFOH. Los cuales son los pobres extremos 20% de la población y pobres no tan extremos 30%
  • A su vez, que la vivienda esté registrada en registros públicos o COFOPRI.
  • En base a la información de la valoración de estudios de insuficiencias o de la estadística de daños de la zona afectada, un equipo experto certificará la situación física de las viviendas para establecer si es posible la intervención. Con la conformidad a la regla, el tiempo de la realización del reforzamiento no conseguirá exceder los 90 días. Al mismo tiempo, el plazo contará a partir del día siguiente del desembolso del bono.

Diversos expertos apuntan que para saber si una edificación va a poder resistir al 100% la totalidad de un terremoto, dependerá de varios elementos, como el lugar donde se ubica la vivienda, la escala del sismo, diseño, materiales empleados, antigüedad, entre otros.

Por ese motivo es importante tener estas recomendaciones:

  • Lugares que implican riesgo

Es fundamental que el individuo sepa cuáles son los lugares, algunos ejemplos son: cablearías eléctricas, paredes que están húmedas, drenajes sin cubierta, repisas mal colocadas, declives en el suelo, entre otros.

  • Ubicación de la casa

Es exacto analizar los riesgos potenciales, por ejemplo: si está cerca de una quebrada, un río, lagunas, mar, redes de gas, entre otros.  Es necesario igualmente examinar el estado de las infraestructuras eléctricas, cañerías de las paredes, muros y techos, todo eso de manera constante.

  • Solicitar ayuda

En caso que un experto evidencie que la casa corre riesgo, es esencial hacer los acomodos pertenecientes o bien estar informado sobre los lugares más vulnerables, tales sean puertas, grietas, escaleras, así como las más seguras para así protegerse.